Pascua-Lama

Mejoras en el cultivo de sandías y melones con aplicación de injertos de hortalizas

04/01/2011

Vallenar.- Una decena de agricultores pertenecientes al grupo productivo Verde Esperanza del sector Quebrada de La Plata en la localidad de La Pampa en la comuna de Alto del Carmen, participaron del Taller de Injertos de Hortalizas, actividad coordinada por el Programa de Desarrollo Local de INDAP (Prodesal), el Fondo de Inversión Social (FOSIS) y que contó con el apoyo del programa Silvoagropecuario de Barrick.

Imagen foto_00000001
Beneficiarios del programa

Este taller tuvo entre sus objetivos lograr que los agricultores conocieran la técnica de realizar injertos de hortalizas aplicadas a la sandía y al melón sobre distintos patrones silvestres, con la finalidad de incorporar nuevas técnicas en el proceso productivo y así mejorar el resultado de esta tradicional actividad económica del sector.

El taller teórico y práctico estuvo a cargo del ingeniero agrónomo Alejandro Flores, quien señaló que "la importancia para los usuarios en participar de este taller, radica en poder incorporar nuevas tecnologías para resolver un problema que ellos tienen con una enfermedad en las sandías que afecta su sistema radicular, el cual es atacado por un hongo presente en el suelo llamado Fusarium sp, el que queremos enfrentar injertando hortalizas que sean resistentes a su efecto".

Esta patología afecta de manera considerable la producción porque es un problema que se repite de temporada en temporada. Las consecuencias que deja este hongo en las plántulas es la pudrición de raíces, causando finalmente la muerte de la planta. Mientras que en especies adultas, se observa un tallo marchito, los haces vasculares se tornan de color pardo intenso y en ocasiones se presentan gotas de goma en el tallo.

"Este taller apunta no sólo a obtener una planta que sea resistente a este hongo, también a que estos trabajadores produzcan más y mejor. De hecho, complementariamente con los injertos, el taller contempló la poda de las hortalizas tanto de melones como de sandías, donde además de ver la resistencia propiamente tal, se ve cómo mejorar el calibre de la producción", agregó el especialista.

"Es una muestra de las tantas acciones que el programa Silvoagropecuario está desarrollando en el valle del Tránsito y en los sectores aledaños. Nos alegramos mucho por los primeros resultados de este taller que, sin duda, van a mejorar la productividad de nuestros agricultores de la zona que van a hacer de este valle, un valle agrícola mejor", destacó Victoriano Gómez, superintendente de Desarrollo Sustentable de Barrick.

"Es muy importante conocer esta nueva técnica de hacer plantas que aguanten la tristeza en el suelo y que no afecten la producción", expresó el agricultor Julio Aróstica.

Durante todo el taller se apreció un muy buen recibimiento a los conceptos y técnicas expuestas en terreno. Los participantes complementaron los nuevos conocimientos con una capacitación anterior realizada en agosto.

Programa Silvoagropecuario

Este programa pertenece al área de Desarrollo Sustentable de Barrick y se creó el año 2007 con el compromiso de la compañía en la Resolución de Calificación Ambiental (RCA) de permitir a agricultores y crianceros el uso histórico de los terrenos denominados campos de verano, que se encuentran dentro del proyecto Pascua-Lama en la alta cordillera, para el desarrollo de sus capacidades productivas y de subsistencia.

Es así, como además, se ha trabajado de manera conjunta y en coordinación con el gobierno, en programas vinculados con mejoramiento genético en caprinos y bovinos, manejo de praderas, sanidad animal y asistencia veterinaria, entre otros, beneficiando a más de cien familias.