Pascua-Lama

Nuevo sistema de control de avalanchas en el camino minero de Veladero y Lama

01/06/2010

Al igual que cada año desde el inicio de su construcción, la mina Veladero puso en marcha la Operación Invierno 2010. El objetivo es preservar la integridad física del personal y asegurar el normal funcionamiento de la mina y de las actividades en Lama. Este año incluye un sistema de control de avalanchas semejante al utilizado en los centros de esquí más importantes.

Imagen foto_00000001
Explosores en el camino minero

En el mes de mayo se dio comienzo por séptimo año consecutivo a la Operación Invierno (OI) en la mina Veladero. El objetivo de este programa es proteger a los trabajadores de las inclemencias climáticas que se producen durante esta temporada en la Cordillera de los Andes, como así también evitar que se interrumpan las actividades de la mina.

Este programa se extenderá hasta el 30 de agosto aproximadamente y prevé cada uno de los riesgos que implica el invierno en Veladero y los trabajos en Lama, tales como las bajas temperaturas, los fuertes vientos, la baja sensación térmica, la escasa visibilidad, la acumulación de hielo y nieve en los caminos, y el riesgo de resbalamiento, entre otros.

La novedad este año está dada por la instalación de un sistema de control de avalanchas muy utilizado en Europa, sobre todo en centros de esquí. Se denomina GAZEX y es el mejor en su tipo, según manifestó Miguel Cruz, superintendente de Prevención de Riesgos de Barrick. "Realizamos una fuerte inversión para implementar este sistema. Se colocaron cuatro explosores en el camino, ubicados en Conconta y El Volcán, cuya finalidad es controlar las avalanchas de manera totalmente segura ya que el sistema es de operación remota. Es un gran avance en cuanto a seguridad, porque nos permite controlar uno de los principales problemas que se nos presentan en invierno", explicó Cruz.

Su principio de funcionamiento consiste en la realización de explosiones controladas que desencadenan micro avalanchas, evitando así que se provoquen grandes aludes que significarían un serio riesgo para la seguridad de las personas.

Es un sistema seguro y eficaz que monitorea los lugares con peligro de avalancha y, mediante la explosión de una mezcla gaseosa, permite reaccionar rápidamente en cualquier situación arriesgada que necesite un desencadenamiento preventivo.

Es de sencilla implementación y brinda seguridad óptima para el personal, ya que no hay manipulación de explosivos ni intervención en las zonas peligrosas o cerca de ellas, y permite el desencadenamiento en cualquier condición climática.

La logística del operativo

Toda la operación está bajo el mando del jefe de Operación Invierno, quien cuenta con la asesoría de la Mesa de OI, grupo de personas con diferentes responsabilidades y cuya misión es asesorar al jefe de OI ante los diferentes estados del sistema de alertas. "Este año, al igual que el que pasó, nos centramos en la capacitación previa del personal. Cuando se cumplió un mes de finalizada la Operación Invierno 2009, comenzamos con reuniones quincenales o mensuales en las que se brindó entrenamiento en cuanto a cuestiones físicas, edilicias y de insumos, entre otras", explicó Cruz.

Durante el período en que se extiende el operativo, el Programa de Visitas se suspende como medida de prevención. Asimismo, se refuerzan todos los aspectos atinentes a la seguridad a lo largo del camino de acceso que sirve tanto a Veladero como a los trabajos en Lama, en los refugios y en todas las instalaciones de la mina. La operación es de carácter obligatorio tanto para trabajadores, visitas y autoridades.

La seguridad en el camino minero resulta otro de los temas neurálgicos. Es por ello que se vienen realizando desde hace meses cursos de capacitación obligatorios en el Simulador de Manejo instalado por la empresa. Se trata de un "laboratorio" de conducción controlado por computadora que ofrece imágenes realistas que reproducen diferentes escenarios y situaciones. Así, el instructor puede recrear variadas condiciones de ruta, clima y tráfico, logrando el entrenamiento en las más diversas condiciones.

Existe también una Brigada de Emergencias formada por un cuerpo de voluntarios especializados, encargados de asistir y prestar socorro en situaciones de riesgo o de accidentes en Veladero y su área de influencia. A todo esto se suman los refugios instalados estratégicamente a lo largo del camino y en la mina. Cada uno tiene un generador de energía con combustible, calefacción, oxígeno, frazadas, colchones, pala, pico, agua, comida, entre otros insumos que permiten permanecer en ellos entre 30 a 45 días sin tener que salir al exterior.

Durante toda la operación la comunicación es fundamental, por lo cual Veladero cuenta con telefonía fija, móvil y satelital, acceso a Internet, comunicación por radio y un sistema digital propio que posibilita la transferencia de archivos de texto e imagen, la localización de vehículos y la encriptación de datos, entre otros. Esto facilita tanto la rápida comunicación de incidentes ocurridos como la transmisión de señales de alerta captadas en las estaciones meteorológicas propias de la mina.

La vestimenta

Barrick dota a sus empleados de indumentaria especial para condiciones climáticas adversas, algo fundamental para pasar el invierno en el área de la mina. Este año la logística en la entrega del equipamiento estuvo a cargo de la empresa radicada en San Juan, Segufer.

Para este fin el proveedor instaló una sala de estar con TV incluida y dos probadores, de manera que los trabajadores pudieran recoger su equipo cómoda y rápidamente, además de elegir el talle más adecuado con tranquilidad. Osvaldo López, gerente de Segufer, manifestó que "es un gran orgullo que Barrick confíe nuevamente en nosotros, como lo viene haciendo desde su etapa de exploración. Entregar los kits de vestimenta fue un gran desafío, por la cantidad de gente con la que tuvimos que trabajar, más de 1200 personas".

La idea es evitar el uso de una sola prenda en la alta cordillera; en su lugar es conveniente llevar tres que sean intercambiables y de materiales que permitan la salida de la humedad corporal. Es importante también proteger la vista de los rayos UV, ya que la nieve es un reflector por excelencia, y contar con calzado adecuado.